Palacio de la Sisla, Toledo

No suelo ver el programa de Iker Jimenez porque me considero una persona científica y no pasan más de 5 minutos sin que mi límite de aguantar tonterías se rebase. Pero a mi pareja le gusta mucho y un programa especial por su enésimo aniversario lo vimos juntos. Así descubrí la maravillosa historia del palacio de la Sisla.

En un paraje cercano a la ciudad de Toledo se extendía en la época mozárabe un bosque, cuya deforestación se había ido produciendo para crear tierras de labranza, construyendo caseríos que son el origen de los pueblos actuales.

Ya desde 1162 hay constancia de la existencia de una hermita de “Santa María de Cisla”. Si bien no es hasta el 1384 cuando se construye el segundo monasterio de la orden de San Jerónimo en España, que goza de gran prosperidad dados los recursos naturales del entorno y las rentas de montes, olivares y otras fincas.

Es un monasterio gótico con una gran iglesia y gran capacidad en su claustro, celdas y de más dependencias.
Existe en el museo del prado unos retablos del conocido como “Maestro de Sisla” realizados en este monasterio por un artista desconocido.

Este monasterio sobrevivió a la revuelta de los comuneros en 1521, y tanto Carlos I como Felipe II se plantearon construir aqui su palacio de retiro, aunque finalmente se decantaron por el monasterio de Yuste el primero, y por el monasterio de El Escorial el segundo.

Pero en el comienzo del siglo XIX se produce un incendio que deja el monasterio gravemente dañado y posteriormente en la guerra de la independencia (1808-1814) es ocupado por guerrilleros. Después sufre repetidos cambios de propiedad que le despojan de todo lo valioso que quedaba (la iglesia es derruida y sus artesonados se llevaron a la calle Atocha de Madrid para adornar la vivienda del banquero que lo compró en 1849, el barón José de Buschental)

Finalmente al principio del siglo XX, Consuelo Cubas, Condesa de Santa María de la Sisla e hija del Marqués de Cubas se construye un vistoso palacio neomudéjar con forjas del rejero toledano Julio Pascual y jardines diseñados por Cecilio Rodríguez, autor también de los del Retiro en Madrid.

Consuelo Cubas, Condesa de Santa María de la Sisla

También se extienden extraños rumores de ritos satánicos realizados allí, que seguramente fueran reuniones masónicas, y de la que serían prueba los bancos existentes en el jardín

Un suntuoso palacio cuyo interior tenemos la suerte que quedara retratado en un artículo de la revista “Vida aristocrática” y en películas como “Que tío mas grande” de 1935.

     

Y llega la guerra civil y el comienzo del fin del palacio. Es ocupado primero por republicanos y luego por nacionales, siendo expoliado por ambos bandos. Terminada la contienda se mantiene abandonado durante años.

Cuentan que un alto mando se encaprichó de él y consiguió que se expropiara con la excusa de ampliar el campo de tiro de la academia de Infantería en 1975. El dueño del palacio considera que no se le está pagando un precio justo y contrata a un pocero que dinamita lo que quedaba del mismo. Actualmente poco queda del maravilloso palacio de la Sisla.

Referencias:
https://es.wikipedia.org/wiki/Monasterio_de_Santa_Mar%C3%ADa_de_Sisla
http://toledoolvidado.blogspot.com.es/2013/11/el-palacio-de-la-sisla.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *