Palacio de Gaviria

Los que tenemos cierta edad recordamos el Palacio de Gaviria como el centro comercial con tiendas de decomisos donde comprar un aparato electrónico en los 80 o como la discoteca de los 90, pero realmente ¿cuál es el origen de este céntrico palacio? ¿quién es el tal Gaviria?

Pues nos tenemos que remontar hasta el siglo XIX, durante el reinado de Isabel II. En aquella época la actual calle Arenal era la zona elegida por la aristocracia para instalarse, seguramente por su cercanía al Palacio Real o al Palacio de las Rejas residencia de la regente Maria Cristina.

El fundador del banco de Isabel II, Marqués de Casa-Gaviria (1), Manuel Gaviria Alcoba (2) encarga al arquitecto Aníbal Álvarez la construcción de este suntuoso palacio inspirado en los palacios urbanos renacentistas italianos como el Palacio Farnesio en Roma. Construido alrededor de dos patios, la fachada está formada por un cuerpo en piedra hasta la primera planta y luego las siguientes en ladrillo.  Curiosamente la puerta de entrada no está centrada en la fachada sino que se desplaza a la izquierda para hacerla coincidir con la plaza del Celenque.

El marqués era amigo personal de Fernando VII y fue el encargado de administrar el “bolsillo secreto de la Reina Maria Cristina”: unos “fondos reservados” de la época que la reina viuda dispuso para asegurarse una vida de lujos aunque tuvieran que volver a abandonar el país y que cuando el Marqués de Gaviria se hizo cargo de ellos estaban prácticamente agotados a pesar de la gran cantidad de dinero y joyas que se habían guardado en el “bolsillo secreto”. 

Así no es de estrañar que fuera la misma Isabel II quien inaugurara en 1847 el palacio y que se rumoreara que era el lugar donde la reina se veía con sus numerosos amantes, e incluso que existía un túnel entre ambos palacios, que posteriormente se tapió, como afirma el Marqués de Rozalejos, uno de los numerosos propietarios actuales del palacio.

Del palacio inicial se conserva la entrada, la escalera, el patio y los salones del piso principal, entre los que destaca el salón de baile y el antiguo tocador de señoras, en los cuales, pese a haber sido discoteca durante muchos años, se ha conservado la decoración y las interesantes pinturas en techos de Joaquín Espalter.

El resto del edificio se ha ido reformando para incluir en él una galería comercial con tiendas de decomisos, diversos locales en la fachada exterior y una planta extra.

La planta noble del edificio, se dedica a exposiciones temporales, lo que nos permite una visita doblemente interesante.

(1) El título de Marqués de Casa Gaviria se simplificó a Marqués de Gaviria 

(2) En muchas referencias se nombra a su padre, Manuel Gaviria Douza, como el Marqués de Casa Gaviria bajo el que se construyó el palacio, si bien en la web de la Real Academia de la Historia se indica que fue Manuel Gaviria Alcoba.

Un comentario sobre “Palacio de Gaviria

  • el 12 junio, 2019 a las 12:38 pm
    Permalink

    Muy interesante, gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *