Palacio de Cristal

Ya hemos hablado del Palacio de Velázquez y del Pabellón Real, erigidos para la exposición de minería de 1883, y de la profusión de exposiciones y certámenes de la época.

En 1887 se inauguró en la misma localización la Exposición de Filipinas, con la intención de promover el comercio con la colonia y mostrar la forma de vida “exótica” de los habitantes de la misma.

Para ello se encargó también a Ricardo Velázquez Bosco la construcción de una estufa fría o invernadero para albergar una selección de plantas que habría de venir de Filipinas. Si bien finalmente la mayoría de plantas no llegaron en un estado decente para se exhibidas.

El edificio tiene una estructura completa de hierro a excepción de la puerta de entrada que es de piedra con columnas jónicas. Recubierta por cristal en su mayoría y con detalles en cerámica, y con una base de ladrillo recubierto por cerámica decorada por Zuloaga. Existía en la zona central un pilón para las plantas acuáticas.

Es de destacar que el edificio se levantó en apenas seis meses gracias a los nuevos métodos de construcción que permitían utilizar piezas prefabricadas que se ensamblan en la misma obra.

Para la exposición se construyeron alrededor del palacio de cristal numerosas construcciones de madera inspiradas en las viviendas de tribus filipinas y se agrandó el estanque para permitir el uso de barcas, construyendo también un embarcadero de madera.

Al final de la exposición se tenía previsto desmontar el palacio y volverlo a montar para una futura exposición española en Manila, pero finalmente esta nunca tuvo lugar y el palacio se quedó donde estaba.

Afortunadamente el estado actual del edificio es excelente y tras dos acertadas restauraciones (en 1975 y 1998) que eliminaron adiciones posteriores y aseguraron la estructura podemos ver el edificio tal y como fue construido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *