Museo Cerralbo

Hoy es el día de los museos. Día perfecto para visitar gratis ese museo que por alguna razón no habías visto todavía. Esta mañana en el café me han pedido alguna recomendación y no he dudado un segundo en recomendarle mi museo favorito de Madrid: el Museo Cerralbo.

Era Enrique de Aguilera y Gamboa un noble de alta alcurnia, nacido a mediados del siglo XIX y que estudió, primero en las famosas escuelas Pías de Madrid y posteriormente en la universidad Central, actualmente Complutense, recibiendo así una educación tradicionalista y religiosa, pero a su vez interesándose en la literatura y las bellas artes. Heredó primero el título de Conde Villalobos de su padre y luego, al morir su abuelo, los títulos de marqués de Cerralbo, Almarza y Campofuerte, y de Conde de Alcudia, de Foncalada y del Sacro Romano Imperio. Por dos de esos títulos también obtuvo el título de Grandeza de España, que entre otras cosas le aseguró un puesto en el Senado. Además de estos títulos también heredó una gran fortuna que, por su matrimonio con Inocencia Serrano y sus buenas inversiones y negocios, multiplicó y consiguió, en su época, ser uno de hombres más ricos de España.

Esta riqueza le permitió llevar una vida de opulencia, viajar y dedicarse a la politíca y al estudio de la historia y otras artes, llegando a ser miembro de la Real Academia de la Historia y de la Real Academia de la Lengua y convirtiéndose en uno de los arqueólogos más importantes de la época.

En el aspecto de su carrera política, si bien su familia había apoyado siempre a Isabel II, él se convirtió en un carlista acérrimo y fue líder del partido carlista en dos etapas, además de fundador del periódico El Correo Español.

Por esta vida dedicada a la historia y a las relaciones sociales decidió construirse un palacete en Madrid. Habiendo recorrido museos de Europa en sus viajes concibió el palacete con una doble función museística y de residencia.

A su muerte el marqués donó su gran colección a los museos de Arqueología y de Ciencias Naturales y estableció la creación del actual Museo Cerralbo.

El edificio, con fachadas a las calles de Ventura Rodríguez, Ferraz y Juan Álvarez Mendizábal, es de estilo neoclásico y ecléctico con toques historicistas. Sus arquitectos, Alejandro Sureda, Luis Cabello y Asó y Luis Cabello Lapiedra, trabajaron sucesivamente desde 1883 siguiendo las directrices del marqués de Cerralbo hasta el fin de los trabajos en 1893. De la fachada destacan los cuatro torreones que, en un principio, estaban coronados por azoteas con balaustradas, hasta que fueron sustituidas por cubiertas de pizarra en los años 60 por el arquitecto Fernando Chueca. Las estancias privadas se ubicaron en el entresuelo, mientras que la planta principal se usaba para albergar las obras de arte y los salones, con un lujoso salón de baile.

El jardín de inspiración romántica actual es una reconstrucción a partir de un boceto del marqués y en él destacan especialmente su estanque, rodeado de estatuas, y el templete que hace esquina a dos calles y que recibió un impacto de un misil durante la guerra civil. Es una de las últimas partes del museo restauradas.

Recorrer sus estancias es una forma de viaje en el tiempo ya que, tanto el edificio, como sus habitaciones, mobiliario y objetos expuestos, están maravillosamente bien conservados y uno sale del museo con la sensación que de tener una fortuna equivalente le gustaría vivir en un lugar así.

En la web del museo tienen todo esto mucho mejor explicado, aparte de recorridos y mucha información sobre las salas y lo allí expuesto:

https://www.mecd.gob.es/mcerralbo/home.html

Os dejo fotos que hice  en mi última visita y además un interesante documental en dos partes sobre la transformación del palacio en museo que está disponible en Youtube.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *