Estación de Delicias

Construcción de la estación

Con el desarrollo del trasporte ferroviario la segunda mitad del siglo XIX se crearon en España varias empresas que hicieron grandes inversiones para tender líneas de ferrocarril y construir estaciones para el transporte de personas y mercancías.

Ya hemos hablado de la estación del Mediodía, y de la compañía MZA (Compañía de los ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante) que construyó la estación del Mediodía (actualmente Atocha). Otra de dichas compañías fue CRB (Compañía de los caminos de hierro de Ciudad Real a Badajoz) que comunicaba la capital con Lisboa a través de ambas ciudades, si bien se utilizaba tanto la estación como el tramo entre Madrid y Ciudad Real que eran propiedad de MZA.

Deseando dejar de depender de MZA, CRB construyó un trazado más directo hasta Ciudad Real y una nueva estación terminal en Madrid: la de Delicias.

Sin embargo poco después de la inauguración de la línea y antes de llegar a inaugurar la estación CRB fue absorbida por MZA y como ésta última ya disponía de la estación del Mediodía la estación fue vendida a una tercera compañía: MCP (Compañía de los ferrocarriles de Madrid a Cáceres y Portugal).

Inauguración con presencia de Alfonso XII

Coincidiendo también con el incendio que destruyó parcialmente la estación del Mediodía esta estación fue salida de los trenes a Ciudad Real hasta que la reforma de dicha estación terminó.

Dada la poca densidad de población de las ciudades por las que pasaba la mayoría de los trenes que hacían uso de la línea eran de mercancías.

En cuanto a la estación en sí se empezó en 1879 bajo un proyecto del ingeniero francés Émile Cacheliévre. Aunque también participaron los arquitectos españoles Calleja, Espinal y Ulierte. Cacheliévre aplicó un sistema inventado por Henri de Dion en la que la estructura metálica del techo se alargaba hasta el suelo, unida a los pilares y quedando clavada en los cimientos. Dado que la estructura original de Dion se perdió ésta es la estructura es la más antigua conservada por este sistema.

La estructura metálica se construyo en serie en Francia, al igual que la de la estación de Orsay de París, y fue transportada a Madrid. Gracias a este tipo de construcción prefabricada la nueva estación estuvo terminada tan sólo once meses después del comienzo de las obras.

Vista general de la estación

El lugar de construcción estuvo determinado por la existencia del “ferrocarril de cintura”, una línea de tren que unía las estaciones del Mediodía y del Norte y que también sería determinante para la construcción de las siguientes dos estaciones de la capital (en este caso de mercancías): la de Peñuelas y la de Imperial. Esto impidió que la estación no pudiera estar más cerca del paseo y hace que hoy día esté rodeado de edificios y quede bastante oculta desde la calle.

Si bien esta estación es una estación término, tiene un diseño más propio de una estación de paso, ya que los edificios de pasajeros estaban a ambos lados de las vías en lugar de en la cabecera de la línea. Se hizo así para destinar uno de los edificios a los pasajeros entrantes y otro para los salientes.

 

Salida del último tren de viajeros de la estación

En sí la decoración de la estación es muy sencilla y racionalista y el edificio está construido en ladrillo de varios colores, con remiscencias mozárabes, y la cúpula en hierro, con cubierta de chapa y vidrio.

En los años 20 la compañía quebró y el estado la integró en la estatal Compañía de los Ferrocarriles del Oeste, y tras la guerra Civil en RENFE (Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles).

Y estuvo en uso hasta 1969 cuando salió el último tren de viajeros y 1971 el último de mercancías. Desde entonces estuvo en peligro de desaparecer por la especulación urbanística hasta que en 1984 se trasladó el museo del ferrocarril que existía en el Palacio de Fernán Núñez a la estación.

Como museo alberga una colección de objetos y maquetas ferroviarias, locomotoras de vapor, trenes de diversas épocas, un tren de jardín y diversas actividades a lo largo del año.

Y para terminar y como curiosidad esta es una de las cuatro estaciones del tablero clásico del juego Monopoly en España. Las otras tres son Mediodía (estación de Atocha), Norte (estación de Príncipe Pío) y Goya (antigua estación que existía al sur de Madrid)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *