Edificio Vicente Patuel

Desde que empecé esta serie de artículos voy por la calle mirando al cielo, sólo así puedo descubrir las maravillas que esconden a la vista de todo el mundo los edificios de Madrid. Así que el otro día pasando por Gran Vía me sorprendió ver una estatua que no recordaba haber visto antes: una Diana cazadora en el edificio de Gran Vía, 31.

Como siempre que empiezo a investigar encuentro que hay más de lo que parecía inicialmente:

En 1925 comienza la construcción del edificio. Diseñado por José Miguel de la Quadra Salcedo, nombre que nos suena mucho, por uno de sus sobrinos, el famoso Miguel de la Quadra Salcedo, deportista, aventurero y creador de la famosa Ruta Quetzal. El arquitecto también es autor de otros edificios en la misma calle, como el cine Avenida o el edificio de oficinas del número 40.

El dueño del edificio no era otro que Vicente Patuel, empresario cinematográfico, dueño de varios cines en la Gran Vía, y a la sazón tío del otro Vicente Patuel que fue marido de Carmen Sevilla, y que precisamente vendió el negocio cinematográfico para comprarse una finca ganadera en extremadura.

Durante décadas sus bajos acogieron dos de los comercios mas famosos de la capital: la cafetería Zahara, que estuvo en funcionamiento hasta 2010; y la administración de loterías de Doña Manolita, cuyo local fue su tercera sede hasta 2011, cuando se traslada a la calle del Carmen.

Terminado en 1927, en algún punto de la historia sus torreones fueron retirados, no he conseguido encontrar la razón. Hasta este año, en el que una excelente restauración, preparando el edificio para ser un hotel de lujo, ha devuelto ambos torreones a su sitio con la compañía de las seis estatuas de Diana y sus perros, realizadas por Natividad Sánchez, una arquitecta y escultora mexicana, que además es la única mujer con esculturas en la Gran Vía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *