Castillo de Valderas

Si habéis pasado alguna vez por Alcorcón os sonará este palacete con ínfulas de castillo y su edificio anexo que dan nombre a la avenida y al barrio próximo de “Los Castillos”

La historia de este palacete se remonta a principios del s.XX cuando  José Sanchiz de Quesada, conocido en Alcorcón como Marqués de Valderas (título realmente propiedad de su mujer), pero que también tenía otros títulos menos conocidos como marqués del Vasto, conde de Piedrabuena y Villaminava.

Cuando el marqués fue destinado a regimiento de artillería en el cercano Cuatro Vientos compró unas fincas cercanas y se mandó construir sus “Castillos”. Obra del arquitecto Luis Sainz de los Terreros, diseñador también de la casa de los marqueses en Madrid y de otros importantes edificios como el Palacio de la Moncloa, inicialmente eran tres edificios.  El palacio principal de estilo sajón es de 1917, y de los dos pequeños, uno se dedicó a una pequeña capilla dedicada a San José y el otro para servicio.

Da la casualidad que, ojeando un ejemplar de 1920 de la revista “Vida aristocrática” (una suerte de revista Hola! de la época, de la que seguramente haré una reseña), hay un artículo de este palacete en el que elogia el buen gusto del Marqués y se comenta que por el palacete pasó la flor y nata de la sociedad de la época, desde el rey Alfonso XII o el dictador Primo de Rivera. Incluyo aquí una pequeña galería con las fotos publicadas en esta revista, obra del fotógrafo Lladó.

El marqués fue gran benefactor de Alcorcón, financiando la instalación eléctrica, aulas escolares, la canalización del agua potable e incluso los primeros equipos de fútbol.

Con la guerra civil los castillos fueron abandonados, ubicándose en ellos un cuartel del bando nacional, y tras la guerra fue sede de una congregación de monjas y colegio. Desde los años 60 el edificio permaneció abandonado y deteriorado hasta casi la ruina.

A finales de los años 80 eran un problema ya que corrían peligro de derrumbe y sufrían constantes ocupaciones. Hasta que el heredero del marquesado donó los terrenos y los edificios al ayuntamiento, que encargó una reforma integral a los arquitectos Enrique Fombella y Eduardo Paniagua. En esta reforma no se pudo mantener la capilla dado su grave deterioro.

Actualmente el palacio principal es el museo de Arte en Vidrio de Alcorcón y el edificio de servicio se dedica a actividades culturales y tienen solicitado su declaración como Bien de Interes Cultural.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *