Biblioteca Rafael Alberti

Hoy es el día de las bibliotecas y aunque Madrid tiene algunas bibliotecas históricas muy bonitas os traigo una biblioteca que tiene poco tiempo de vida pero mucha personalidad.

El distrito de Fuencarral andaba escaso de bibliotecas desde siempre: no había ninguna biblioteca del ayuntamiento y la comunidad de Madrid lo compensaba con su servicio de Bibliobuses. Así que la construcción de esta biblioteca fue una promesa electoral recurrente. 

Así que en 1997 se aprobó el proyecto del arquitecto Andrés Perea Ortega para la construcción sobre un solar abandonado de la biblioteca de Fuencarral, que posteriormente se nombró en homenaje al poeta Rafael Alberti.

La biblioteca se termina en 1998 y se inaugura en el año 2000 por Alberto Ruiz Gallardón, quien es acusado de repetidas veces de utilizar esta biblioteca con fines electoralistas, ya que el edificio pasa 2 años vacío antes de esta inauguración y otros 3 hasta que finalmente en 2003 se le dota de personal y libros. 

El edifico es curioso: es un prisma trapezoidal de hormigón y cristal que se vuelca hacia sí mismo en un patio acristalado. Las fachadas, excepto la principal, en hormigón visto. Con tres plantas en superficie y otras dos de aparcamientos y archivo son un total de 3400 m2.

Lo primero que llama la atención es que no hay apenas ángulos rectos en el edificio: paredes, techos y suelos tienen una ligera inclinación, que los primeros meses traía locas a las bibliotecarias que tenían que poner calzos a los carritos de los libros. También la abundancia de luz en el interior del edificio, gracias a lucernarios y el patio central, que contrasta con sus rotundos muros y techos de hormigón.

El edificio recibió en 1998 el XIII Premio de Urbanismo, Arquitectura y Obra Pública del Ayuntamiento de Madrid, y, como curiosidad, salía en la cabecera del programa Caiga Quien Caiga de telecinco en su primera etapa.

Un comentario sobre “Biblioteca Rafael Alberti

  • el 19 noviembre, 2018 a las 8:17 pm
    Permalink

    Como usuaria de la Biblioteca Rafael Alberti, agradezco esta información arquitectónica sobre este curioso edificio moderno, ya que siempre que la visito me llama mucho la atención tanto su forma exterior como la distribución interior.
    Por otro lado, doy fe de su abundante luz natural en el interior, que tan necesaria es en estos menesteres.
    Y sobre todo, en lo que estoy totalmente de acuerdo es que la construcción de esta biblioteca fue algo muy necesario para los que vivimos en el distrito de Fuencarral que dependíamos de ese bibliobús semanal tan incómodo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *