Estación de Atocha

La estación de Atocha tiene siglo y medio y ha sufrido tantas reformas y ampliaciones que podría pensarse que poco queda de la estación original… pero curiosamente es posible ver casi toda su historia, incluso la de la primigenia estación del Mediodía de la empresa MZA.

El origen del ferrocarril en España está en Cuba (1837), en aquella época provincia española, posteriormente en Barcelona (Barcelona-Mataró, 1848) y finalmente Madrid (Madrid-Aranjuez, 1851).

Desde entonces el ferrocarril tuvo una gran expansión y se crearon varias compañías que empezaron a tender vías y crear líneas de comunicación. Entre las más importantes estuvieron la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante, MZA (1856), la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España (1858)  y  la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces (1877).

La compañía MZA, con la inversión del Marqués de Salamanca, termina su primera línea de Madrid a Alicante y aprovecha el antiguo embarcadero de Atocha de la línea de caminos de hierro que iba de Madrid a Aranjuez.

Embarcadero de Atocha. Estructura original
Embarcadero de Atocha. Cubierta la zona de mercacías.
Vista general del embarcadero de Atocha

Se llamará Estación del Mediodía porque estaba al sur de la ciudad, y en el hemisferio norte, al medio día, el sol estará siempre al sur.

Esta estación se queda enseguida pequeño, así que en 1860 se construye un pabellón obra del arquitecto Adolphe Jullien para la administración en el frente de la estación. Poco después se construye otro a un lado de la misma por el arquitecto francés Benoit Lenoir, que muere durante su construcción.

Estación del Mediodía

Esta estación sufre un incendio en 1864 que destroza el antiguo embarcadero y hasta 1892 la estación estuvo con una cubierta temporal.

Estación del Mediodía tras el incendio que la destruyó.

En este momento se comienza la planificación de la nueva estación. El edificio principal es demolido y el auxiliar trasladado piedra a piedra a la actual Avenida Ciudad de Barcelona, donde será acompañado por otros tres edificios posteriores que siguen la estética francesa del original y estarán unidos por pasarelas metálicas. Todos ellos se dedicarán a tareas de administración de la empresa MZA.

Edificio auxiliar de la estación del Mediodía en la Avda. Ciudad de Barcelona.

Pero volviendo a la estación de Atocha, ya tenemos proyecto:

Este proyecto es obra de Alberto Palacio Elissague, arquitecto especializado en el acero y el cristal que participó en obras como el Banco de España, los palacios de Velázquez y de Cristal del Retiro, y que diseñó el transbordador de Portugalete. Como muchos arquitectos de la época inspirados por Eiffel se le atribuye ser su discípulo si bien no tuvo con él más que un par de entrevistas.


La construcción de la nueva estación de Atocha  comenzó en 1890 y terminó en 1892. En estos años se  han ido construyendo la estación del Norte y la de Delicias. Aún así la estación de Atocha sigue siendo una estación referente y la más importante de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

Todavía le quedará mucho por cambiar a nuestra estación: en 1921 la ampliación del metro llega a la estación y ya en 1933 se comienza la planificación de la nueva estación de Chamartín, si bien la guerra civil se pone en medio y no es hasta 1967  cuando se inaugurará Chamartín, que se convertirá en la segunda estación en importancia de la capital. Durante estos años el comercio por tren ha ido en declive y las estaciones que han ido cerrando han ido traspasando su tráfico de personas y mercancías a Atocha, nombre popular de la antigua estación del Mediodía, que tenía que ver con las plantas típicas de la zona (esparto, también llamado atocha) de la que también toma el nombre la virgen y la puerta que existió en dicho lugar, pero que finalmente se impondrá y cambiará su nombre a Estación de Madrid-Atocha.

Atocha en los años 80

En 1988 se realiza una nueva gran reforma de la estación para adaptarla  los trenes de cercanías, reforma que se alargará hasta 1992 y dará lugar a dos nuevas estaciones: Atocha-Cercanías y Puerta de Atocha, para largo recorrido y Alta Velocidad. Esto hace inservible la antigua estación y se conserva como vestíbulo de la nueva estación convirtiéndola en un enorme invernadero de plantas tropicales con sus estanques llenos de tortugas que los madrileños han ido abandonando en este lugar.

Atocha

Desde entonces se ha ampliado la estación de Larga Distancia y creado otro túnel “de la risa” entre Atocha y Chamartín, demostrando que a esta estación todavía le queda mucha vida y mucho cambio.

 

Un comentario sobre “Estación de Atocha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *